Los Ángeles es la capital del cine, donde se ruedan la mayoría de series y películas americanas, hogar de muchísimos famosos, donde se celebra la gala de los Oscars y donde está el Paseo de la Fama con todas las estrellas de artistas archiconocidos. Aunque no es oro todo lo que reluce, pues esta ciudad también tiene guetos llenos de mendigos, donde la droga y la pobreza arrasan con todo. Los Ángeles está llena de contrastes, desde los barrios de lujo llenos de mansiones como Beverly Hills, hasta las peligrosas calles donde los yonkis viven entre basura.

Hay muchos aeropuertos en Los Ángeles, pero el más concurrido es el de Los Ángeles International (LAX). Para ir a la ciudad tienes que coger el Shuttle bus hasta el metro (línea verde) y ahí sacar la tarjeta y elegir la línea que más te convenga ($1’75 por viaje). La ciudad es enorme y tiene mucho tráfico, por lo que si no tienes un coche, lo mejor para moverte es el bus o el metro.

Hay varias zonas posibles donde alojarse, como Hollywood, Santa Mónica, Downtown, Koreatown, etc. Dependiendo de los precios, del tiempo que vayas a estar y del plan que lleves, te convendrá una u otra. Como siempre, recomiendo mirar con antelación en Airbnb, Booking o Hostelworld. Yo me quedé en un Airbnb junto a Hollywood Boulevard y mi amigo Iván (con quien viajaría las tres próximas semanas) se alojó en el Hostel Walk of Fame, justo frente al Dolby Theatre, con muy buen ambiente, limpio, grande y económico; muy recomendable.

La calle más conocida de Los Ángeles es Hollywood Boulevard, donde están las estrellas de los artistas famosos en el Paseo de la fama. Aquí están también el Teatro Chino Grauman, donde estrenan muchas películas, y el Dolby Theatre, donde se celebra la gala de los Oscars. Es una avenida muy animada y está llena de turistas buscando su estrella favorita y personajes disfrazados de actores o superhéroes.

Desde aquí puedes ir andando hasta el cartel de Hollywood, en una hora más o menos, cogiendo la calle Beachwood Drive. Puedes hacer un trekking para hacerte la foto tanto desde abajo como justo sobre las letras, y después caminar campo a través (otra horita) para llegar al Observatorio Griffith, donde hay unas vistas espectaculares de la ciudad. Es una buena caminata, pero las fotos y las vistas merecen la pena.

Mi parte favorita de Los Ángeles fue Santa Mónica, una de las zonas más conocidas de la ciudad. Aquí está el famoso muelle o Pier con el parque de atracciones y además es el final de la histórica Ruta 66, que empieza en Chicago. La playa te sonará en cuanto veas las casetas de los socorristas, y es que aquí se rodaba la serie Los vigilantes de la playa. Puedes subir a la noria para tener unas vistas increíbles, caminar por el ambientado paseo marítimo o disfrutar de un atardecer de película.

Está al lado de Venice beach, una playa espectacular con un gimnasio al aire libre (Muscle Beach), un parque de skate y un paseo marítimo super ambientado, rodeado de palmeras y lleno de gente en bici o patines, puestecillos callejeros, grafitis, comida barata, souvenirs, arte urbano, personajes, bares y restaurantes. Mola mucho. Aunque si te apetece disfrutar de una playa con menos gente puedes acercarte a Manhattan Beach. Detrás del paseo marítimo están los canales que dan nombre a la playa, ya que se dan un aire a Venecia, con casas privadas y puentes que los conectan.

El centro de la ciudad es el Downtown, la zona de los rascacielos que atraviesa la Grand Avenue, llena de museos, teatros y auditorios. El edificio más alto es el US Bank Tower, con 310 metros y que sale en la película Independence Day. Otro edificio que aparece en el cine, en concreto en la peli de Spiderman, es el Ayuntamiento (City Hall), en su día el más alto de la ciudad, situado frente a un parque donde puedes relajarte un rato. En el Downtown también encontrarás el Staples Center, el estadio de baloncesto donde juegan los Lakers, por si te apetece ver un partido de la NBA o al menos fotografiar las estatuas de algunos jugadores míticos. Por cierto, el estadio de béisbol de los Dodgers también está en el centro, solo que en la parte norte.

Detrás del City Hall está Little Tokyo, el barrio japonés donde encontrarás tiendas con productos originales de Japón, un templo budista, un jardín japonés y sobre todo muchos restaurantes de sushi. 

Desde aquí, si cruzas la autovía llegarás al Pueblo de Los Ángeles, junto a la Union Station (la estación de bus, tren y metro). Aquí fue donde los colonos procedentes de México se establecieron por primera vez y donde nació la ciudad, por lo que todo tiene un aire mejicano. En el Pueblo se encuentra la Olvera Street, una calle con mucha historia, ya que fue la primera de la ciudad. Ahora se ha convertido en un mercadillo de souvenirs y restaurantes mejicanos, aunque los ladrillos del suelo siguen siendo los originales.

Esta zona está a pocos metros de Chinatown, uno de los barrios chinos más grandes y auténticos de América, donde se establecieron durante el siglo XIX, lleno de tiendas, restaurantes y negocios asiáticos. Puedes acercarte a la plaza central, donde hay una estatua de Bruce Lee, o visitar el templo taoísta Thien Hau. Nosotros comimos en un restaurante de la calle Chung King, tan decorada y ambientada que parece que estés realmente en China.

Beverly Hills es un barrio exclusivo lleno de mansiones entre palmeras, donde viven las estrellas del cine y de la música. De hecho, hay un tour que te lleva por sus calles y te muestra las casas donde viven los famosos. Aquí también se encuentra Rodeo Drive, la calle con las tiendas de lujo más caras del mundo.

En Los Ángeles hay cuatro estudios de cine, donde se han grabado infinidad de series y películas: Paramount, Sony, Universal y Warner Bros. En estos estudios puedes visitar los sets de rodaje y escenarios de grabación de películas archiconocidas, por lo que si te gusta el cine, puede ser una buena excursión. Nosotros fuimos a Universal Studios, que parece más bien un parque temático, aunque sin atracciones grandes ni montañas rusas, prácticamente sólo shows en 3D. También hacen un tour por los escenarios donde se grabaron películas muy famosas como Tiburón. Hay atracciones sobre Harry Potter, los Minions, Walking Dead, Waterworld (muy chula), los Simpsons, Transformers, la Momia, Jurassic Park, etc. La entrada cuesta unos $80 y está llenísimo de gente, por lo que las colas son enormes, especialmente en fines de semana o verano (aunque hay una fila aparte para la gente que va sola).

Por último, si te apetece salir a beber algo por la noche, Sunset Strip es una avenida llena de restaurantes, bares, pubs, salas de concierto y discotecas, muy ambientada, que puede ser una buena opción. Hay sitios donde han tocado bandas como los Guns N’ Roses o The Kiss, y donde acuden a menudo estrellas de Hollywood a tomar algo. ¡Tal vez tengas suerte y te cruces con alguno!