BORACAY

Boracay es una isla muy pequeña de Filipinas (6km de largo y 500 metros de ancho) y para llegar hay que volar hasta Kalibo, que es el aeropuerto más cercano. Una vez aquí, hay que coger una furgoneta y luego un barco. El viaje entero dura un par de horas y cuesta 425 pesos con tasas incluidas (unos 8-9€). Ya en el puerto de Boracay, puedes coger un tuktuk hasta tu hotel. Yo me alojé en White beach, una playa de 4km de largo en la costa oeste.

Elegí este destino porque mi prima estaba de vacaciones también aquí y hacía tiempo que no nos veíamos. De lo contrario, hubiera escogido algo más salvaje, pues Boracay es muy turístico, caro y lleno de guiris, aunque con bastante fiesta y actividades. No tiene nada que ver con el resto de Filipinas, es como estar en una burbuja.

Además, yo me alojaba en White Beach. Es una playa alucinante de arena blanca y agua turquesa, pero que está siempre llena de gente, bares, hamacas, tumbonas, puestecitos y vendedores. Por la noche se anima bastante, con varios bares y discotecas. Nosotros solíamos ir al Exit bar, con cerveza a 1€ y música por la noche.

Me pareció todo muy artificial, enfocado 100% al turismo. De hecho hay casi más turistas que locales, con precios abusivos en comparación con el resto del sudeste asiático. Eso sí, los atardeceres desde la playa son espectaculares.

Me alojé en el Hostel Avenue (8€ la cama en dormitorio compartido), con wifi, limpio, personal amable, aire acondicionado y agua fría. 

Por los alrededores de White Beach hay varias calles repletas de tiendas, restaurantes, bares, supermercados, hoteles y agencias de tours. Si quieres encontrar sitios de comida local con precios normales (2-3€ por plato), tendrás que salir de estas calles. Por cierto, el plato típico es el «tapsilok», que básicamente es carne con arroz.

En la costa oeste hace mucho viento, por eso hay más deportes de surf. La costa este es mucho más tranquila, pero también es una buena opción para alojarse.

En el monte Luho hay un mirador al que puedes subir en quad o moto por 120 pesos y una cueva donde se hacen excursiones en barca o para bucear. Por la playa te encontrarás mucha gente vendiendo tours, excursiones y actividades como snorkel, buceo, paddlesurf, quads, masajes, etc. Regatea siempre, porque de entrada te intentarán colocar un precio cuatro veces más caro.

Por fortuna, White Beach no es la única playa de Boracay, también hay otras mucho menos saturadas y casi igual de bonitas. Por ejemplo, Banyugan Beach, Puka Beach (mi favorita), Bulabog Beach (ideal para deportes de viento) o Diniwid Beach.