Andurreando por ahí

Blog de viajes mochileros por el mundo

Categoría: Viajes

Nueva York, mi experiencia

Nueva York una de las ciudades más apasionantes y espectaculares en las que he estado. Me encantó desde el primer momento, cuando salí de Penn Station totalmente perdido, muerto de frío, sin internet ni idea de cómo usar el caótico metro. En cuanto me ubiqué, decidí empezar a andar hacia donde tenía mi alojamiento. En mi ingenuidad, lo que en el mapa parecían unas pocas calles, en realidad eran un par de horas andando. Hacía mucho frío, aún no me había puesto la ropa térmica y llevaba la mochila a cuestas, así que después de un rato desistí y cogí un taxi (30 bloques, 5 minutos, $13). 

En cuanto me levanté el primer día, bajé a la cafetería de la esquina a desayunar. Me pedí un baggel y un café pequeño (casi medio litro) y me los tomé junto a la ventana mientras me organizaba un poco la jornada. Había pillado la NYC pass, una tarjeta que te permite visitar casi todos los atractivos turísticos de la ciudad que te dé tiempo durante varios días. Tienen muchos paquetes y merece totalmente la pena si quieres aprovechar a tope el tiempo que estés allí. Esa mañana fui al Top of the Rock (el observatorio del rascacielos del Rockefeller Center), que tiene unas vistas espectaculares de la ciudad y especialmente de Central Park. Ese día también visité Grand Central Terminal, la catedral de Saint Patrick, el Flatiron Building, el Bryant Park (en verano es un jardín y en invierno ponen una pista de patinaje sobre hielo), el Chrysler Building, la biblioteca pública, Times Square, Roosevelt Island (cogiendo el teleférico), Central Park (un tour en bicicleta con guía) y el Empire State Building (de día y de noche).

El día siguiente amaneció granizando. Fui al museo memorial del 11-S, en el World Trade Center junto a Wall Street, y cuando acabé estaba nevando. Al salir del metro estaba todo blanco, cubierto de nieve, por lo que decidí emplear ese día viendo los museos más importantes (el de historia natural, el MET y el Guggenhein). No fui el único que tuvo esa idea, obviamente, así que estaban abarrotados, pero con la NYC pass entras rápido. No soy un gran fan de los museos, pero me gustaron bastante, especialmente el de historia natural. A la vuelta tuve que coger un taxi porque estaba cayendo una tormenta de nieve como nunca había visto antes. 

El tercer día el cielo estaba despejado pero la ciudad aún estaba cubierta de nieve. Me dirigí directamente al puente de Brooklyn. Era temprano, por lo que no había mucha gente. Nunca se me olvidará la sensación de cruzar el puente prácticamente solo, con la nieve apartada hacia los lados, el cielo azul reluciente y los rascacielos del Downtown de fondo. Llegué al otro lado del río, hasta el Manhattan Bridge, y volví. Me di una vuelta por Battery Park, City Hall Park, Stone Street y fui hasta la Estatua de la Libertad y Ellis Island (donde está el museo de la inmigración). Por la tarde fui a China Town, Little Italy, los barrios Tribeca, Soho y el Village (donde está el edificio de Friends). También visité Washington Square, el barrio de Chelsea y su famoso mercado y la High Lane. 

Los últimos días los dediqué a hacer tours en bus (tanto Uptown como Downtown, The Ride, The Tour, etc) y ver el Madame Toussad, Madison Square Park, el Radio City Music Hall, el Gantry Park de Long Island en Queens y las zonas del Bronx (con el estadio de béisbol de los Yankees), Harlem y Brooklyn (incluyendo Dumbo, Cubble Hill y Williamsburg).

Consejos para Nueva York

CÓMO IR DEL AEROPUERTO A MANHATTAN

NEWARK:

Desde Newark puedes llegar a Manhattan en bus, taxi, uber, transfer privado o tren.

El bus tarda algo más que el tren y es un poco más caro ($17), por lo que lo considero una mala opción. El taxi o uber suele salir alrededor de $70-80 y el transfer privado sale alrededor de $100-120. Tarda más o menos lo mismo que el tren o el bus, por lo que solo es una buena opción si sois varias personas con muchas maletas.

La combinación AirTrain + tren es la forma más barata y además bastante rápida; es la que yo hice y la más recomendable, en mi opinión. El AirTrain es un tren interno que conecta todas las terminales del aeropuerto de Newark con la Newark Liberty Airport Station, la estación desde donde tienes que tomar otro tren hacia Nueva York (te deja en Penn Station). Sigue las indicaciones y es muy fácil. Tarda una media hora y tiene un precio combinado de $13 por persona (si luego tienes que tomar el metro, tendrás que comprar otro billete separado).

JOHN F. KENNEDY:

Desde este aeropuerto, las opciones son bus, shuttle bus, transfer privado, taxi, uber y tren + metro.

El bus cuesta $19 pero tarda bastante. El shuttle bus sale a unos $25 por persona e irá parando en varios hoteles antes de llegar al tuyo. El precio del transfer privado es unos $90 y el del taxi o uber sobre $60-70. Compensa solo si sois más de dos personas con maletas.

Para mí aquí también la mejor opción es coger el airtrain ($5) y luego el metro ($2,75). Las indicaciones son muy fáciles de seguir.

LA GUARDIA:

Las opciones desde este aeropuerto son bus ($16), taxi o uber ($30-40), transfer ($85) o bus de línea + metro. 

Esta última es la mejor opción. Puedes coger el bus M60 (cuesta $3) y luego hacer transbordo con el metro ($2,75). Hay muchas líneas de metro, por lo que dependiendo de dónde esté tu hotel tendrás que bajarte en una parada u otra.

CONSEJOS

Alojamiento: El alojamiento en Nueva York es un tema muy complicado, especialmente por los precios, por lo que lo más recomendable como siempre es buscar con antelación un Airbnb o un hostal (las mejores ofertas están en Booking). Los precios suben muchísimo en temporada alta, por lo que os recomiendo ir en otoño o primavera, así todo os costará más barato, no habrá tanta gente pero tampoco sufriréis el frío extremo del invierno. Mi consejo es que no os obsesionéis con alojaros en pleno Times Square, ya que de todas maneras vais a tener que viajar muchísimo en metro y moveros por todas partes, por lo que es más importante que os quedéis cerca de alguna parada que esté bien conectada, incluso puede ser fuera de Manhattan. Yo me quedé en un Airbnb junto a Central Park, en El Barrio, y no tuve problemas para desplazarme en metro a todos lados.

Transporte: Sin duda, la mejor manera de moverte por Nueva York (a parte de caminar todo lo que puedas, por supuesto) es el metro, ya que es rápido, barato, evita el tráfico y está perfectamente conectado prácticamente con todos los puntos importantes, aunque hay que admitir que a veces puede resultar un poco caótico. La metrocard es una tarjeta para usar el metro y el bus de manera ilimitada durante una semana por $32, es la mejor opción con diferencia.

Pases turísticos: Son la mejor manera de ahorrar dinero. Hay varias opciones y puedes elegir pases por días (disfrutando de un número ilimitado de atracciones durante ese tiempo) o pases por atracciones (pagas solo por el número concreto de atracciones que elijas). Las más recomendables son: City pass, New York pass, Sightseeing pass y Explorer pass. Yo elegí la New York pass durante cinco días y prácticamente vi todo lo que me interesaba, ahorrando un montón de dinero.

Como último consejo, os voy a dejar dos blogs que me ayudaron muchísimo a organizar mi viaje y que siempre recomiendo a quien vaya a visitar Nueva York, ya que contienen cantidad de información y datos útiles:

https://www.anuevayork.com/

https://www.molaviajar.com/

¡La aventura comenzó!

¡Bienvenidos a este blog! Voy a intentar hacer algo bonito y entretenido que sirva de ayuda a la gente viajera, o a los que quieren viajar pero aún no se han decidido a ello. Lo que tienes que entender desde ya es que las mayores dificultades para viajar te las impones tú mismo. Ni tiempo, ni dinero ni miedos. No hay excusas. Yo estaba igual que tú, trabajando, sin dinero ni tiempo. ¿Quieres saber cómo lo dejé todo y empecé a viajar? ¡Sigue leyendo!

Probablemente, el comienzo de esta historia no sea muy original. Llevaba un par de años trabajando en Malta, una diminuta isla al sur de Italia, perdida en medio del Mediterráneo. El mismo trabajo, la misma gente, los mismos bares. Harto de la rutina, de no evolucionar. La sensación de estar estancado, de hacer siempre lo mismo. Te suena, ¿verdad?

Así que decidí darle un cambio drástico a mi vida e irme a viajar por el sudeste asiático. Hacía tiempo que leía blogs de viajes por esa misteriosa tierra y quería pasar a ser protagonista de esas historias, no sólo mero espectador. Esta web es producto de aquella decisión, fruto de las experiencias y vivencias acumuladas no sólo durante ese primer viaje, sino también durante los muchos otros que lo siguieron.

Si quieres leer sobre mis viajes o buscas algún consejo que te pueda ayudar, según mi humilde experiencia, échales un vistazo en la sección de Viajes. Si hay algo que quieras preguntar o corregir, siéntete totalmente libre de hacerlo. Cualquier crítica, ayuda o consejo será bienvenido. ¡Nos vemos por los caminos!

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén