En esta sección no te voy a decir qué meter en la maleta y qué no, por razones obvias. Y es que depende mucho de la persona, del lugar de destino, de la época del año, de la duración del viaje, etcétera. De modo que me voy a centrar en darte una serie de consejos básicos, basados en mi experiencia mochilera, para que no te vuelvas loco cuando llegue el momento de empaquetar. Lo principal que debes tener en cuenta es que si vas a viajar con la mochila a cuestas, cuanto menos peso lleves, mejor. Carga solo lo fundamental, lo que no puedes dejar atrás. Hay pocas cosas indispensables para llevar en un viaje, ya te irás dando cuenta a base de regalar o tirar cosas durante tu trayecto.

Ahí van los consejos:

♦ ¿Mochila o maleta de ruedas? Hay gente que cuando viaja por ciudad prefiere la maleta, ya que el peso es más liviano así. Sin embargo, si es suelo no está en condiciones, pasará lo contrario y será más duro cargar con ella. Personalmente, prefiero la mochila. Es más moldeable, cuesta menos cargarla por terrenos irregulares y, sobre todo, te deja las manos libres. Eso sí, que sea de buena calidad, porque en estos casos al final lo barato sale caro. Una buena mochila, a parte de evitarte dolores de espalda, te durará varios años si la cuidas bien.

♦ ¿De qué tamaño? Lo suyo es que la mochila tenga una capacidad de entre 30 y 50 litros. Ten en cuenta que cuanto más metas en ella, mayor será el peso a cargar. Cuando tengas que caminar varios kilómetros con ella a cuestas te vas a acordar de esas tonterías innecesarias que echaste «por si acaso». La mía es de 40 litros y nunca  he echado en falta más espacio ni me arrepiento de su tamaño.

thumb_img_20160329_110215_1459247055820_1024Ponle una funda. La protege de la lluvia, del polvo y es más difícil que alguien te la abra para robarte. Por cierto, si viajáis en autobús por Asia, ponedle un par de candados a las cremalleras, ya que suelen abrirlas los propios conductores. Igualmente, si alguien te quiere robar, lo hará. No importa cuántas fundas o candados lleve tu mochila, pero nunca está de más ponerles las cosas algo más difíciles.

No te pases con la ropa. En el resto del mundo también hay lavadoras, para cuando la ensucies. Puedes repetir modelito cada varios días, que no pasa nada. En Asia la ropa no vale casi nada en los mercadillos, por si te cansas de la que llevas o se te rompe. Cuanta más eches, más pesará la mochila, es simple.

Tienda de campaña. Tiene sus pros y sus contras. Puedes dormir donde quieras y casi gratis, aunque tendrás que montarla y desmontarla siempre, además de cargar con ella. Depende mucho del destino y del tipo de viaje. Si vas por Europa o por la montaña, te puede ahorrar mucho tiempo y dinero. Si vas por Asia, no creo que la necesites porque el alojamiento es muy barato (a no ser que quieras usarla para disfrutarla per se, of course). Yo estuve dudando hasta última hora de si llevarla por Asia o no. No lo hice y no me arrepiento.

Pequeños accesorios. Tales como adaptadores, cargadores, gorras, linternas, gel, champú, pasta de dientes, etcétera. Si no facturas maleta, todos los líquidos deben tener menos de 100 mililitros, recuerda. Además, en el resto del mundo también hay supermercados, no te rayes demasiado por eso. En tu primera mochila siempre habrá cosas que no uses y cosas que se te hayan olvidado. Es normal. Poco a poco irás comprobando qué es lo que realmente necesitas y lo que no.

Botiquín / Neceser. Las medicinas dependen mucho de cada persona y del destino. Infórmate bien en tu centro médico antes de salir. Por lo demás, una pastilla de jabón grande te puede durar perfectamente un mes. El champú, la colonia, el desodorante y la pasta de dientes los puedes llevar en botecitos pequeños, facturados en la maleta o comprarlos en tu destino. Las típicas medicinas son: ibuprofeno o paracetamol, biodramina para los mareos, fortasec para la diarrea, cristalmina o betadine para las pequeñas heridas, tiritas, repelente de mosquitos, etc. El resto de cosas no es fundamental y siempre las puedes conseguir allá donde vayas. Tú te conoces a ti mismo mejor que nadie y sabes qué medicinas puedes llegar a necesitar de verdad.

♦ Si viajas a países con religiones y culturas diferentes a las que estás acostumbrado, ten en cuenta que habrá ocasiones en que tengas que ir totalmente tapado, y si eres mujer, incluso tendrás que cubrirte la cabeza. Un pañuelo siempre ayuda, te puede servir de turbante, para hacer un picnic en la montaña, para tumbarte en la playa, para taparte por las noches, a modo de falta para entrar a los templos, etcétera.

♦ Portátil, tablet, cámara de fotos, ebook, móvil y demás aparatos electrónicos. Sólo son recomendables los que uses para trabajar o casi a diario. A un viaje de mochilero por sudamérica no tiene mucho sentido llevarse el portátil. Si tu cámara no es muy buena o no entiendes de fotografía, seguramente tu móvil haga mejores fotos. Ten en cuenta que para todo eso necesitarás cargadores y/o adaptadores. Si piensas viajar en tu furgoneta por Europa, por ejemplo, en este caso sí te puede venir bien todo lo anterior, para amenizar las noches con alguna peli o reservar tickets más fácilmente.

♦ Si vas a Asia, llévate un rollo de papel higiénico para los primeros días, hasta que tengas ocasión de conseguir otro. Nunca se sabe cuándo y dónde te puede entrar el apretón (la comida asiática no ayuda), y ellos no usan papel, sino manguera. Hasta que te acostumbres, será una experiencia. Las chicas llevaos compresas y tampones, porque allí los venden a precio de oro.